Bienvenida

SALUDO DEL HERMANO MAYOR

Es un honor para mí darles la bienvenida a esta página, abriéndoles de par en par las puertas de la Hermandad del Santísimo Cristo del Perdón y María Santísima de la Misericordia.

Nunca pensé que llegaría hasta aquí cuando me hice hermano de la Hermandad hace ya casi 8 años porque siempre había querido participar en una procesión de Semana Santa, ni siquiera pensaba que sería miembro de la Junta de Gobierno hasta que se me preguntó si estaría dispuesto a formar parte de ella y yo acepté para conocer más de cerca el trabajo y la vida de una Hermandad.

Estos 4 años en los que he participado más activamente de la vida de la Hermandad han sido un verdadero placer, todos los cambios que se han llevado a cabo para hacer crecer a la misma han sido un motivo de alegría, desde la procesión con el Cristo del Perdón a hombros como si fuese el Cristo de la Buena Muerte trasladado por los legionarios, hasta la primera Estación de Penitencia en otra Iglesia durante la procesión y la llegada de las nuevas imágenes de nuestros Sagrados Titulares, pasando por cada una de las misas y actos de Hermandad que hemos tenido y cada uno de los momentos de encuentro y de reunión con los hermanos.

Todo ello, y también un espíritu de mejora y de seguir trabajando hacia delante con nuevas ganas, nuevas motivaciones y nuevos esfuerzos han sido lo que me ha hecho dar este paso adelante y presentarme a Hermano Mayor, quedan muchos retos por lograr para nuestra Hermandad: conseguir que el Cristo del Perdón vaya erguido en su paso, mejorar los enseres de la Hermandad, medallas, insignias, telas, vestimentas… y a mayores, seguir creciendo y aumentando el número de hermanos que ayuden a sufragar todas estas propuestas que tenemos en mente y que harán de nuestra Hermandad una Hermandad más digna y a la altura de otras Hermandades con más vida y medios que la nuestra. Quizás eso implique cambios o situaciones diferentes a las vividas hasta ahora, pero os animo a confiar en el Señor y a dejaros sorprender por Él, para que, si Dios quiere, la Hermandad sea un verdadero lugar de evangelización y comunicación entre nosotros y para otros.

No duden en visitarnos cualquier día del año en nuestra sede, la parroquia San Ramón Nonato, o en escribirnos si creen que podemos ayudarles en algo. Nuestra Hermandad es su Hermandad.

David Gómez Arce