Historia

Habría que remontarse a las fechas de Navidad del año 2009, en la cual con motivo de la preparación de la Jornada Mundial de la Juventud se realizó un Via Crucis con la Cruz que san Juan Pablo II entregó a los jóvenes para la celebración de las mismas en el año 1984 en Roma y que ahora llegaba a la parroquia para preparar esa JMJ. Ese Via Crucis por las calles aledañas a la parroquia fue el germen de lo que más adelante será la Hermandad del Perdón.

En esa Cuaresma y por iniciativa del señor cura párroco de la Parroquia de San Ramón Nonato, sede canónica de la Hermandad, se vio la oportunidad de hacer una procesión con el crucificado que existía en la parroquia, por aquel entonces llamado Cristo de la Penitencia, que ya había salido en procesión treinta años antes. Llegó el Viernes de Dolores, un 26 de marzo de 2010, y con la misa presidida por el entonces Vicario Episcopal de la Vicaría IV de Madrid, se bendijeron las nuevas andas procesionales y tras ella se dio lugar a la procesión acompañada por la Banda Municipal de Madrid.

Tras la Semana Santa, ya en la Pascua de Resurrección el 17 de abril se da el primer Cabildo General de Hermanos, para informar acerca de la incipiente Hermandad y ver el recibimiento que tiene en la parroquia. En este Cabildo queda constituida la Pre-hermandad del Santísimo Cristo del Perdón, con medio centenar de hermanos, en su mayoría jóvenes de la parroquia. Contando con el beneplácito del párroco, y desde ese momento Director Espiritual, don José Manuel Horcajo Lucas y del Vicario Episcopal, don Gil González Hernán. En este Cabildo se elige el nombre de la futura titular mariana de la Hermandad, María Santísima de la Misericordia.

Viendo el estado del Titular cristífero y la necesidad que tiene de una restauración, dado que se calcula que tiene medio siglo de hechura, pues es de los talleres de Olot de mediados de los años 50 del siglo XX, se accede a la restauración, que sería llevada a cabo por don Javier Tudanca, escultor madrileño. A la vuelta del Cristo se realizó misa en su honor, en la cual se dio el acto de juramento de la primera Junta de Gobierno junto a la primera imposición de medallas. La medalla venía a ser la imagen del Cristo orlada y timbrada por el capelo cardenalicio, asida a cordón granate y blanco.

También se estableció el escudo corporativo de la Hermandad, una Cruz radiante en medio y sobre ella el Cáliz con la Sagrada Forma radiante, a ambos lado dos óvalos acolados el siniestro con el emblema “JHS” sobre fondo gulés y  el diestro con el anagrama de María en fondo azur, bajo la cruz las armas de Vallecas y lema “Spe Salvi”, primer lema de la hermandad.

El 15 de abril de 2011, Viernes de Dolores, el nuevo Vicario Episcopal, don Pablo González Diez, preside la solemne Eucaristía y recibe la medalla de la Hermandad, presidiendo después la procesión. Este año el acompañamiento musical corrió a cargo de la Banda de Cornetas y Tambores “Cristo Resucitado” de Manzanares de Ciudad Real.

Al acabar la Semana Santa, la Hermandad con la parroquia se mete de lleno en la preparación de la JMJ, germen de la misma, y participa en los actos de la misma del 16 al 21 de agosto, presididos por Benedicto XVI, sobre todo en el Via Crucis con los quince pasos de hermandades de toda la geografía española.

En septiembre tiene lugar la primera fiesta del Cristo del Perdón, en el día de la Exaltación de la Cruz, estando en devoto besa pie durante todo el día y celebrándose la Solemne Función Principal en su honor.

El año 2012 fue el año de la “resaca” de la JMJ de Madrid. Para la Hermandad fue un año de novedades importantes. Fue la primera vez que, en la salida procesional, el Cristo lució cruz arbórea, regalo de la familia de un andero, y los tramos los formaron hermanos nazarenos con hábito y antifaz de raso de color granate, cíngulo granate y blanco, zapatos negros, guantes blancos y cirios de color morado. Detrás del Cristo acompañó la Agrupación Musical “Jesús de Medinaceli” de la Puebla de Almoradiel (Toledo). Por su parte, los acólitos estrenarían la indumentaria que aún hoy siguen luciendo (las esclavinas de terciopelo granate con el anagrama JHS). El recorridos se amplió ligeramente y la cofradía discurrió por primera vez por delante de la Junta Municipal de Distrito, sita en la avenida de la Albufera recorriéndola por la acera durante unos pocos metros. Por entonces la Hermandad ya contaba con casi cien hermanos.

Con los albores del nuevo año, se recibe la gran noticia, en la Festividad de la Conversión del Apóstol San Pablo, el 25 de enero de 2013, de que la autoridad eclesiástica por mandato de don Antonio María Rouco Varela, Cardenal-Arzobispo de Madrid, aprueba la erección canónica de la Hermandad, como Asociación Pública de Fieles, la personalidad física y los Estatutos de la misma.

Este año, el 2013, el santo Padre Benedicto XVI convoca el Año Extraordinario de la Fe, por ese motivo la Archidiócesis de Madrid preparó para el Viernes de Dolores un Via Crucis extraordinario con varias tallas de la Semana Santa madrileña y tallas que no salen en la misma. La Hermandad representa la novena estación “Jesús es crucificado”.  Por inclemencia meteorológicas se suspende tal acto que es sustituido por un Via Crucis en la Santa Iglesia Catedral de Santa María la Real de la Almudena, con las cruces de guía de las hermandades.

El Sábado de Pasión, 24 de marzo, se eligió como día para realizar la salida penitencial por el acto de la Archidiócesis. La misa y función del Cristo estuvo presidida por Monseñor Juan Antonio Martínez Camino, Obispo Auxiliar de Madrid. La procesión debido a las inclemencias meteorológicas, tuvo que ser suspendida y se rezó el Via Crucis en el interior de la parroquia, con el acompañamiento musical de la Sociedad Musical y Cultural “La Columna” de Alcalá de Henares. Acompañados por varios sacerdotes, hermandades y congregaciones de Madrid y el Real Gremio de Halconeros.

El Viernes de Dolores de 2014 fue el primer año que el Cristo del Perdón recorrió la gran avenida de Vallecas, la avenida de la Albufera. Fue una tarde calurosa de primavera en la que también fue novedad la escolta del Real Gremio de Halconeros y el acompañamiento de la Agrupación Musical “La Columna” de Alcalá de Henares por las calles de la feligresía dado que el año anterior no se pudo realizar la salida procesional.

El Viernes de Dolores de 2015 estuvo marcado por la visita del Sreñor Cardenal, D. Carlos Osoro Sierra, que visitó catorce hermandades en esa tarde rezando las catorce estaciones del Vía Crucis. Nuestra Hermandad fue la primera en recibirle a las cinco de la tarde, como preámbulo de la Función Principal y la salida procesional. Ese año Telemadrid, que había acudido a la sede canónica para cubrir la visita del arzobispo, retransmitió por primera vez la salida de la cofradía. Sin duda uno de los momentos más emotivos de la procesión fue la bajada por la calle Juan Navarro a los sones de “Caridad del Guadalquivir” y “La Saeta”.

En verano de 2015 y tras constatar el deterioro de la imagen titular del Cristo de Perdón, la Junta de Gobierno llega a la conclusión de la necesidad de realizar una nueva talla del Santísimo Cristo del Perdón. Para ello y tras estudiar varios imagineros se llega a la firma de contrato con el escultor onubense David Valenciano Larios, para la hechura de una nueva talla de un Cristo crucificado. Dicho escultor tiene su taller en la capital hispalense.

El 18 de marzo de 2016, se realizará la primera Estación de Penitencia a la parroquia de Nuestra Señora de la Aurora y Santo Ángel. Esta vez el Cristo saldría, dado el deterioro de la imagen, sin andas y a hombros de los anderos, al hacer la estación de penitencia se tuvo que resguardar a causa de la lluvia durante unos minutos para luego volver a salir y regresar a su sede según estaba previsto.

Tras la Semana Santa, se da la noticia de que a la llega del Cristo del Perdón se le sumaría su Bendita Madre, talla que realizará el mismo escultor. María Santísima de la Misericordia dejaba de ser un ideal y se perfilaba ya en el futuro. Para recibir a la talla y albergarla en las dependencias parroquiales, la parroquia se fue preparando abriendo una hornacina en la pared al lado del Cristo.

En octubre de ese año llego la alegría a la barriada de Vallecas, varios hermanos bajaron a Sevilla a recoger las tallas del Señor y su Bendita Madre del taller del escultor. Haciendo visita a una de las hermandades madrinas, la Esperanza de Triana ya que sus titulares se hallaban en besamanos extraordinario por el aniversario de la fusión de las hermandades.

El día 16 de octubre se abrían las puertas de la parroquia y aparecían a los pies del altar los nuevos titulares. El Santísimo Cristo del Perdón y a su lado María Santísima de la Misericordia. Para la ocasión lucía presea prestada por la hermandad de los siete dolores, saya y rostrillo del propio escultor, y el manto de capilla de María Inmaculada Madre de la Iglesia de la hermandad de los Estudiantes de Madrid, que es del bordador Francisco Carrera Iglesias, más conocido por Paquilli, afamado bordador sevillano.

La Solemne Eucaristía de bendición de las nuevas imágenes estuvo presidida, por Monseñor Martínez Camino, Obispo Auxiliar de Madrid. En la misma actuaron como madrinas de las tallas, para el Cristo Los Alabardero y Los Gitanos de Madrid y La Macarena de Sevilla, y para la Virgen Los Siete Dolores y La Borriquita de Madrid y La Esperanza de Triana de Sevilla. Además acompañaron el acto bastantes hermandades de la Comunidad de Madrid y representación de la Policía Nacional, la Guardia Civil, la Policía Municipal y el Cuerpo de Bomberos. También se hicieron eco varios medios de comunicación, como la Cadena COPE y el Diario ABC.

La adquisición de unos nuevos Titulares marcó en la Hermandad un antes y un después, consolidándose como una de las hermandades de barrio por excelencia de la Archidiócesis de Madrid. Por este motivo, la Hermandad decidió que era hora de hacer cambios, lo primero fue el escudo corporativo, que cambiaba notablemente. Sobre Cruz arbórea y a los pies se encuentra la custodia cargada de Sagrada Forma. En ambos lados dos óvalos acolados, el siniestro sobre fondo gulés el anagrama de Jesucristo “JHS”, y el diestro sobre fondo azur el anagrama de María “AM”, bajo ellos la divisa con el lema de la Hermandad “Miserere Nobis” y todo ello timbrado por el capelo episcopal.

En diciembre de ese mismo año la Hermandad dedicó sus primeros cultos a María Santísima de la Misericordia. Concretamente se llevó a cabo, por primera vez, la renovación del voto concepcionista por parte del Hermano Mayor, en nombre de todos los hermanos, ante la imagen de la Virgen de la Misericordia ataviada de azul y plata para la ocasión.

La Cuaresma del año 2017 fue distinta, nuevo paso a costal para la Hermandad que procedía de la Hermandad de los Gitanos de Madrid, para terminar de completar el paso de misterio, se estrenaron los faldones-respiraderos, que son regalo de varias hermandades madrinas, y en las esquinas con cuatro candelabros de guardabrisas, que han sido cedidos por la Hermandad del Rocío de la Estrella, del barrio de Vallecas. Ante el Cristo y a los pies de la Virgen iba por primera vez la reliquia del Beato Álvaro del Portillo, primer prelado del Opus Dei, que fuese catequista en la sede caónica. Así el 7 de abril se realizó la Estación de Penitencia a la Parroquia de Nuestra Señora de la Aurora y el Santo Ángel. Acompañada por la Agrupación Musical “Pasión y Muerte” de Ajalvir.

Ya en la Pascua de Resurrección, tuvo lugar en el II Domingo de Pascua o Domingo de la Divina Misericordia, el primer besamanos de María Santísima de la Misericordia, que amanecía en un cuidado altar de cultos ataviada de blanco y con un exorno floral de rosas blancas y rosas. Para finalizar el día, se celebró la Solemne Función Principal en honor de la titular mariana de la Hermandad, con la presencia de varias hermandades y congregaciones de la ciudad.