Estación de Penitencia 2018

“Ellos querían salir… y salieron.”

Las inclemencias del tiempo no impidieron que un año más, por novena vez, la Hermandad se hiciera Cofradía y pusiese su cortejo en la calle en una noche fría y húmeda de finales del mes de marzo. La amenaza de lluvia llevó a la Junta de Gobierno a decidir acortar recorrido. La Cruz de Guía cruzó el dintel de la puerta de San Ramón pasadas las ocho y cuarto de la tarde.


Poco después lo haría el paso de misterio. Sobre él, el Santísimo Cristo del Perdón y su Madre, la Virgen de la Misericordia, este año ataviada con saya blanca bordada y manto morado. Sobre su pecho el pectoral de cristal de Murano y la medalla de la Virgen del Carmen regalo de una de sus camareras. En su mano izquierda el rosario de la Esperanza de Triana.  A sus pies, claveles de color rojo “sangre de toro” y estatice.

 

La misa previa a la salida estuvo presidida por Monsr. José Cobo, Obispo Auxiliar de Madrid, y contó con la representación de las hermandades de San Ramón Nonato y el Carmen de Vallecas, las Tres Caídas, el Rocío de la Estrella, la Virgen de Atocha y la Real Esclavitud de la Almudena. Minutos antes de la salida, el Hermano Mayor impuso la medalla de honor de la corporación no sólo al Obispo sino también a los cinco guardias civiles y el policía nacional que escoltaron a nuestros Titulares en su procesionar por las calles del barrio.

El acompañamiento musical corrió a cargo, un año más, de la Agrupación Musical “Pasión y Muerte” de la localidad de Ajalvir.

Julio Casanova Merinero.