Estación de Penitencia 2011

“De nuevo con su barrio.”

Había pasado un año cargado de momentos, como el primer Cabildo General,  que conllevo a la redacción de los primeros estatutos, la restauración del Cristo por las manos de don Javier Tudanca, y la jura de cargo de la primera Junta de Gobierno de la Hermandad en la misa en honor al Santísimo Cristo del Perdón el 23 de Octubre de 2010, tras dicha restauración.

En aquel cabildo también se eligió el nombre de la titular mariana, que se quería poseer en un futuro, María Santísima de la Misericordia.


También se estableció el escudo corporativo de la Hermandad, una Cruz en medio y sobre ella el Cáliz con la Sagrada Forma radiante, a ambos lados dos óvalos acolados, el siniestro con el emblema “JHS” sobre fondo gulés y  el diestro con el anagrama de María sobre fondo azur, bajo la cruz las armas de Vallecas y lema “Spe Salvi”, primer lema de la hermandad.

La hermandad fue adquiriendo hermanos, y el pobre patrimonio necesario para las posteriores procesiones. Así llego de nuevo la Cuaresma, tiempo de penitencia y arrepentimiento, en la cual tuvieron lugar los ensayos de los anderos, los preparativos del paso y un Triduo en vísperas de la procesión. El barrio se llenó con carteles que anunciaban la próxima salida procesional y los lugares por los que iba a concurrir la misma, que ampliaba un poco el recorrido.

Este año se estrenan para el paso del Señor, unos candelabros de guardabrisas de cinco luces cada uno para las esquinas del mismo. Y también unas pequeñas imágenes de angelitos para los costeros y como imagen en la delantera del paso una talla de la Virgen en su advocación del Carmen, patrona del barrio, hermandad con sede en la misma parroquia. El exorno floral del paso del Señor, preparado por la priostía de la Hermandad, estaba compuesto por claveles rojos, margaritas moradas, iris y rosas rojas.

 La procesión discurrió por el barrio entrando en la “plaza vieja” lugar muy conocido en el mismo y continuo por las calles de la feligresía, para hacer lo propio de una Hermandad que se hace Cofradía, dar testimonio público de la fe ante la gente que les rodea.

Sergio Úbeda Portugués.