El acto de besar el pie

Septiembre empezaba y con él llegaba el primer acto de la hermandad, que desde que se creó se lleva celebrando, el besa pie de nuestro amantísimo titular –el Cristo del perdón- coincidiendo con la Festividad litúrgica de la exaltación de la Santa Cruz, que tiene lugar el 14 de Septiembre.

Este año sería todo una novedad, ya que los titulares no llevan con nosotros ni un año y era la primera vez que el Cristo estaba en devoto besa pie. Tras pensar bien en cómo disponer el altar para esta ocasión, por ser la primera vez que estaban ambos, se decidió bajar también a su bendita madre y disponerla tras él. Para la ocasión lucía un juego de saya y manto bordado en terciopelo negro, con un rostrillo de tul de hojilla con dorados. Se encontraba flanqueada por seis cirios blancos y dos jarras de rosas blancas, bajo Ella un friso de rosas rosas de pitiminí. Y a sus pies, Cristo tumbado preparado para recibir ese beso que la devoción da, estaba exornado por varios centros de rosa roja.


Fueron tres días los que estuvo así para que los devotos se acercaran, el día 14 presidió la Eucaristía el Vicario Episcopal, don Juan Carlos Merino Corral, y el día 15 nuestro director espiritual y párroco de San Ramón Nonato, don José Manuel Horcajo Lucas. El último día también fue un día de alegría ya que se celebró la jura e imposición de medallas a los nuevos hermanos. En las eucaristías se nos recordó la importancia del gesto de inclinarse o arrodillarse para besar el pie de Cristo muerto en la Cruz, necedad para algunos. Y también como María se encontraba allí y que la profecía de Simeón se cumplía en el Calvario siendo atravesada por ese puñal, que era ver morir a su propio hijo, su Señor.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *