Septiembre dedicado a María

No sólo septiembre estuvo dedicado al Señor, al Santísimo Cristo del Perdón, sino que también fue un mes en el que no dejó de estar en nuestra mente su Madre, la Virgen.

Ya es habitual que el primer acto al que acudimos cada comienzo de curso sea la misa de la Natividad de la Virgen en la Catedral de la Almudena. Este año además tuvo un cariz especial al estar celebrando en nuestra Archidiócesis el Año Jubilar Mariano que dio comienzo el pasado 16 de junio.

El sábado 15 dos miembros de nuestra Junta de Gobierno acompañaron a la Hermandad de las Tres Caídas de Madrid en la Bendición de su Dolorosa Titular, Nuestra Señora de la Esperanza, obra de Antonio Labrador Jiménez. La Eucaristía, que tuvo lugar en la parroquia de San Andrés, estuvo presidida por Mnsr. Santos Montoya, Obispo Auxiliar de Madrid. Amadrinaron el acto las hermandades de la Esperanza de Triana de Sevilla, la Virgen de Butarque de Leganés, Los Gitanos, La Borriquita y Jesús “El Pobre” de Madrid, y el propio escultor.

Esa misma tarde acompañamos a la Archicofradía de los Siete Dolores en la misa en honor a su Titular. La Virgen estaba expuesta en Besamanos con motivo de su fiesta litúrgica.

El día 16, como ya es tradicional, una representación de la Hermandad, con el Hermano Mayor a la cabeza, estuvo presente en la Misa Solemne en honor a la Virgen de la Torre, Patrona de Villa de Vallecas, en la parroquia de San Pedro ad Víncula. La Eucaristía estuvo presidida por el Vicario Episcopal, D. Juan Carlos Merino Corral. Acabada la Misa dio comienzo la procesión por las calles de la feligresía.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *